El Rincón de Atenea. | Redes sociales y Educación.
50625
post-template-default,single,single-post,postid-50625,single-format-standard,edgt-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.3,vertical_menu_enabled, vertical_menu_width_290, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Redes sociales y Educación.

Las redes sociales aplicadas a la educación.

Los tiempos han cambiado. No hay prácticamente ningún adolescente que no sea usuario habitual de alguna de las múltiples redes sociales disponibles en la web, especialmente gracias al fácil acceso a éstas a través del teléfono móvil. Estas redes crean en el usuario una dependencia por estar actualizado, por no quedarse atrás, lo que hace que parezca que la gente tiene obsesión con el móvil, cuando en realidad lo tienen con las redes sociales.


Y es precisamente esta obsesión por mirar el móvil a todas horas lo que disminuye considerablemente la capacidad de atención y de concentración de los alumnos, situación que es cada día más evidente. Entonces, ¿qué hacemos los padres y educadores? Penalizar el uso de redes sociales es una opción, pero ello significaría ponernos en contra del adolescente y crear desconfianza. Otra opción (más acertada desde nuestro punto de vista) es la de saber utilizar estas redes sociales a nuestro favor.


Varios estudios han confirmado que el uso de Facebook, Blogspot o Youtube como herramienta educativa ha dado un resultado inesperadamente positivo. En estas plataformas se pueden compartir gran cantidad de contenidos audiovisuales o artículos relacionados con la asignatura en cuestión fomentando el trabajo colaborativo a la vez que la búsqueda autónoma de nuevos contenidos.


No podemos pretender que los adolescentes se adapten a métodos de enseñanza de otros tiempos, sino que tenemos que ser nosotros, los padres y educadores, los que nos adaptemos a estos tiempos, aprovechando el tiempo que estén en las redes sociales para sea a la vez de lúdico, educativo.


Tenemos que ser conscientes de que existe una nueva realidad en evolución a la que somos incapaces de poner freno. En definitiva, si no puedes con tu enemigo, únete a él.