El Rincón de Atenea. | Preparar la selectividad
50908
post-template-default,single,single-post,postid-50908,single-format-standard,edgt-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.3,vertical_menu_enabled, vertical_menu_width_290, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Preparar la selectividad

Parece que fue ayer cuando empezaste segundo de bachillerato, el último año del colegio, sólo a un paso de entrar en la ansiada universidad. Pero la realidad es que no fue ayer, que el curso prácticamente ha terminado y ahora queda el último esfuerzo: la prueba de acceso a la universidad, la selectividad para los amigos.

Que genera estrés, que entra muchísima materia, que te juegas todo a una… Todo eso es cierto, no te lo vamos a negar, pero también es cierto que esta prueba tan difícil no tiene que serlo tanto. Tranquilízate. Si has estudiado durante el curso, si has ido aprobando, puedes hacerlo, porque como la teoría del conocimiento de Platón (que es la que mejor os sabéis todos) los conocimientos están ahí, sólo tienes que saber cómo recordarlos.
Aquí te dejamos unos trucos que seguro que te ayudarán:

  1. Empieza a estudiar ya. (Si no lo has hecho aún) Sabemos que ahora vienen los exámenes finales del colegio, pero es que ésta puede ser una buenísima ocasión para ir memorizando los contenidos de esta evaluación para junio.
  2. Encuentra tu mejor momento para estudiar. Hay quien se concentra más de noche, hay quien se concentra más de día. Sólo tienes que encontrar tu momento, pero fuérzate a ti mismo para cumplirlo a diario.
  3. Márcate objetivos realistas. A todos nos encanta hacernos calendarios de estudio en los que nos sobran 2 semanas para ir relajados, pero en la mayoría de los casos, desafortunadamente, eso no es realista. Sé consciente de lo que puedes estudiar en un día y hazte un plan. Si te marcas unas metas diarias demasiado exigentes, lo más probable es que no las consigas y que, por lo tanto, te desanimes. ¡Sabemos que puedes!
  4. ¡Fuera móviles! Sabemos que lo que publican tus amigos es mucho más interesante que aprenderse las Guerras Carlistas, pero créenos cuando te decimos que lo primero no te va a entrar en el examen. Deja el móvil donde no pueda estar a tu alcance y míralo sólo (si quieres) cuando hagas descansos.
  5. Descansa de vez en cuando. De nada sirve saturarse. Fíjate una horas en las que vas a estudiar sin parar, pero ponte también pausas de cinco/diez minutos para beber agua, ir al baño, e incluso mirar el móvil si no puedes soportarlo más.
  6. Haz un último esfuerzo. Piensa que cuando la acabes, ya está. No vas a tener que volver a estudiar esas materias si no quieres, pero ahora es lo que tienes que hacer. Piensa también en la recompensa por aprobar: la universidad, una nueva y maravillosa etapa.

¡Mucho ánimo! (porque la suerte no la vais a necesitar).